BIZCOCHOS,

ROSCÓN DE REYES

1.1.17 Isabel Reina Cocina con Reina 1 Comentarios







Hacer el roscón en casa es fácil, pero, si es tu primera vez, lee bien la receta, los ingredientes, los tiempos y sobre todo, no tengas prisa, si tienes prisa no lo hagas.
El roscón necesita organización y tiempo de levado, no hay un tiempo exacto, varía en función del frío y la humedad que haga en tu casa.
Por eso repito que es fácil, pero es de paciencia y de pasarse practicamente un día pendiente de él, eso si, los levados son lentos y puedes salir de compras, aprovechar para envolver regalos etc.....
Yo he hecho varios roscones y este ya es el definitivo, además tengo una seño que cualquier día me manda a la porra, porque la bombardeo a preguntas por wasap, ella es una auténtica experta en masas y todo tipo de bollerías, ella es Verónica de Cocinando para mis cachorritos.

Yo os voy a dar la receta tal cual la hice y si me hacéis caso os saldrá, garantizado.

Este roscón lleva un prefermento que se hace la noche antes del día a preparar la masa, este prefermento hace que la masa no nos sepa tanto a levadura, además de hacer la masa mas esponjosa.

Empezamos.......

Necesitamos:
Para el prefermento:
90 gr, de harina de fuerza
50 ml. de leche
2 gr. de levadura fresca
Para la infusión:
120 ml de leche
Cáscara de naranja
3 cucharadas de agua de azahar
Para el resto de la masa:
340 gr .de harina de fuerza
150 gr. de azúcar
15 gr. de levadura fresca
2 huevos
60 gr. de mantequilla ablandada
Para adornar el roscón:
Fruta escarchada
Almendras laminadas
Huevo para barnizar
Agua de azahar
Azúcar en granillo
Para rellenarlo de nata:
500 ml. de nata de montar, a mi me gusta La Asturiana
4 cucharadas de azúcar glass
La sorpresa

Preparación:

La noche previa al día de hacer el roscón, mezclamos los ingredientes del prefermento, la harina leche y la levadura, debe ser en un bol de cristal o cerámica, mezclamos bien, sacamos la mezcla a la encimera y amasamos hasta obtener una bola de masa, la metemos  en el bol y tapamos con plástico film, y dejamos fuera de la nevera.
Esa noche también podemos hacer la infusión de la leche con la cáscara de naranja y el agua de azahar, dejamos cocer a fuego lento unos minutos, colamos y pesamos, como algo se evapora, pesamos y debe pesar 120 ml , añadimos algo de leche si es necesario

Nos levantamos tempranito y con ayuda de una amasadora, yo thermomix, empezamos a preparar la masa del roscón.
Ponemos en el vaso de la thermomix, la infusión de leche, los huevos, la levadura desmenuzada, el azúcar, la harina de fuerza y el prefermento que preparamos por la noche.
Falta la mantequilla que la añadimos mas tarde.
Programamos 5 minutos velocidad espiga.
Añadimos la mantequilla ablandada y volvemos programar 5 minutos velocidad espiga.

Ahora tenemos que dejar levar la masa, se queda dentro del vaso, y debemos dejar el vaso en el sitio de la casa que menos corrientes tenga y esté mas cálido, yo incluso la tapé con una mantita.
Sabemos que la masa está cuando empiece a salir por el bocal, que lo levantará.
Este proceso puede durar de dos a cinco horas, mi masa estuvo lista en 2 horas y media.


Con la masa saliendo por el cubilete, la metemos con las manos dentro del vaso y programamos 1 minuto velocidad espiga.

Echamos harina en la encimera, y volcamos la masa encima, desgasificamos y empezamos a dar forma de bola.
Debemos partir la masa en dos, porque con las cantidades que doy salen dos roscones grandes.
Uno lo podéis regalar o como hago yo, congelo la masa bien envuelta en film para cualquier época, que roscón no hay porqué comerlo sólo en Navidad.

Con la masa ya dividida,  y la bola hecha, nos untamos las manos en aceite de girasol, y metemos en el centro el dedo pulgar, vamos dando vueltas en la encimera a la masa y dando la forma característica del roscón.
Aunque sé que cuesta dar forma, cuanto mas liquida sea la masa, mas tierno sale el roscón y mas tiempo aguanta blando.
Ya debemos ponerlo en la bandeja del horno previamente forrada con papel.

Si vemos que el agujero tienden a cerrarse, podemos dejar la masa quieta unos minutos mas hasta que se relaje, también podemos poner un aro de emplatar, una cazuelita de barro, algo que impida que no se cierre.
Pintamos la masa con huevo batido, y volvemos a dejarla levar.

Tiene que doblar su volumen, y lo mismo que antes, procurar dejarla en un sitio cálido y sin corrientes, hay quien lo deja dentro del horno apagado, pero hay que vigilar que no leve demasiado,
En mi caso tardó mas de dos horas,
En mi casa hay mucha humedad, si tenemos un sitio con calefacción podemos ponerla en esa habitación.
Hay muchos trucos que he leído para acelerar el levado, pero yo prefiero dejar la masa levar de forma natural.

Una vez doblado su volumen, volvemos a pintar con huevo y precalentamos el horno a 200º.
Este último pintado de huevo debe hacerse con sumo cuidado, casi acariciando la masa, porque puede bajarse y romper todo el proceso.
Adornamos con fruta escarcha, almendras laminadas etc....
Si tenemos el azúcar perlado, lo mezclamos con un poco de agua de azahar y también lo echamos por encima del roscón.

Y bajamos el horno a 180 y horneamos 15 minutos aproximadamente.

Mientras enfría el roscón, podemos ir montando la nata, que debe estar muy fría.

Yo lo hago en la thermomix, pongo la mariposa, añado la nata y el azúcar y pongo la máquina a funcionar en velocidad 3 1/2, debemos estar pendientes porque como te pases montando, conviertes la nata en mantequilla, si no lo has hecho nunca, mejor tener un bote de repuesto.
Esta cantidad de nata suele montar alrededor de los 3 minutos, hay un truco, que es estar pendiente del ruido y mirando por el cubilete, cuando la nata está bien montada, el sonido cambia, ya no suena a liquido, ante la duda, mejor ir abriendo el vaso y ir mirando, cuando no se baje del vaso está lista.

Si tenemos manga pastelera ponemos la nata en esta.

Abrimos por la mitad el roscón con un cuchillo de sierra, rellenamos, ponemos la sorpresa y listo para comer.

Sin duda una vez que lo pruebas hecho en casa ya no quieres el industrial, además de la satisfacción personal de hacerlo.
Parece muy difícil pero he querido explicarlo bien porque toda las dudas que yo he tenido he querido plasmarla en esta receta.
No tengas miedo de hacerlo, y si no sale a la primera, saldrá mejor a la segunda, mi primer roscón salió regular, el segundo lo hice sin gluten y quedo perfecto, y ya una vez probé este, haré siempre esta receta.




Como he dicho anteriormente, con estas cantidades salen dos roscones del tamaño de la bandeja del horno.
Lo ideal es dividir la masa en dos, si no, con el levado y lo que crece en el horneado te quedará enorme.
Si optas por congelar la mitad de la masa, debes guardarla bien para que no absorba olores del congelador.
Si optas por hacerlo porque sois muchos, porque lo vas a regalar, mientras das forma a un roscón, la otra masa, debe estar en un bol tapado con film o con un paño de cocina, libre de corrientes.
El roscón horneado también congela muy bien, puedes hacerlo en porciones y sacar justo lo que necesitas un día que se te apetezca.
Esta receta es originaria de Ivan Yarza, él le pone a la infusion de leche 3cucharadas de ron yo no se lo pongo porque no veo que aporte nada.



También podrían interesarte

1 comentario:

Tus comentarios son muy importantes para mi, así que no te vayas sin decirme si te ha gustado esta receta.
Este blog no publica comentarios anónimos.