MEJILLONES EN SALSA



Este mes La cocina typical spanish tiene como anfitriona a Mavi del blog Mandarinas y miel, el reto, preparar un aperitivo para Navidad con algún molusco o crustáceo con una lista de  determinados ingredientes para poder usar, tengo que decir que mi receta es tan básica y sencilla que he necesitado muy pocos de esos ingredientes, pero el resultado es delicioso, ya sabemos que menos es mas y cuando el ingrediente estrella es de calidad no necesita mucho.
Con el hastag #ennavidadmetemoslagambaTS os presento unos mejillones en salsa para chuparse los dedos!

Si queréis ver en recopilatorio aquí.


Necesitamos:

1 kilo de mejillones
3 cucharadas de aceite
1 cebolla
3 cucharadas de tomate frito
1 cucharadita de pimentón, puede ser picante

Preparación:

En una cacerola procedemos a poner el aceite para sofreír la cebolla cortada pequeñita, sazonamos y haremos a fuego lento.

Mientras vamos limpiando los mejillones, y los ponemos al vapor.
Se ponen en una cacerola con tapadera sin agua y sin nada mas, se tapan y se hacen en su propio jugo, una vez abiertos están listos.
Sacamos y quitamos una de las cáscaras y lo vamos disponiendo en una fuente.
El caldo resultante lo usaremos para la salsa.

Ya tendremos la cebolla pochada y añadimos el pimentón, rehogamos rápido y añadimos el tomate, cocemos unos minutos y pasamos a la batidora para triturar, añadimos dos o tres cucharadas del caldo de la cocción de los mejillones, debe quede una salsa cremosa.

Repartimos esta salsa por encima de los mejillones y a comer!



A mi me toque picante me encanta así que podemos añadir al sofrito de la cebolla una guindilla o poner el pimentón picante.
También podemos dejar la salsa sin triturar si nos gustan los tropezones.

SOLOMILLO EN MANTECA COLORÁ




No hay mejor desayuno un día de invierno que una buena rebanada de pan cateto con carne en manteca, sobre todo en manteca colorá, eso lo sabemos los andaluces y extremeños porque creo que no se hace por otras zonas de España.
Nuestros mayores se las ingeniaban para mantener las carnes de la matanza sin necesidad de nevera, así es como usando la pella o grasa del cochino se prepara esta carne, que previo adobo, pasa a ser cocinada y que resulta un manjar.
Casi siempre se hace el lomo de cerdo, pero mi madre lleva años haciendo el solomillo, mas tierno y jugoso, y la verdad es queda riquisimo,
Menos mal que tengo a mi tía Reme que tiene la receta con ingredientes medidos en La cocina Malagueña  porque mi madre es imposible que te diga una receta, ella te lo explica con un puñadito de eso, cucharadita de lo otro.....

He adaptado ingredientes a la cantidad de carne que yo quería preparar, también he omitido el uso de la olla a presión cocinando mas tiempo el solomillo en olla normal.
Mi tía usa la pella y yo mas cómoda he usado manteca blanca

Necesitamos:

4 solomillos de cerdo
130 ml. de vinagre
270 ml. de agua
1 cabeza de ajos
4 cucharaditas de sal
5 hojas de laurel
una pizca de comino molido, la punta de un cuchillo
20 gr.de pimentón de la Vera
1 kilo y medio de manteca blanca

Preparación;
Dejamos los dientes de ajo con la piel, pero aplastamos con un golpe de cuchillo y los ponemos en una cacerola donde va a macerar los solomillos, debe cabernos en la nevera.
Las hojas del laurel las partimos en trozos, tres o cuatro trozos, las ponemos con los ajos.
Vamos añadiendo el resto de los ingredientes y mezclamos bien con una cuchara que la sal se deshaga.

Limpiamos los solomillos de la grasa que puedan traer, y los metemos en el aliño.
Deben estar 24 horas, cada vez que nos acordemos o abramos la nevera, les damos la vuelta para que se adoben bien.

Al día siguiente, ponemos la cacerola al fuego y dejamos cocer 15 minutos tapado, mientras vamos preparando la manteca, yo la compré en bloque y la hice trozos para meterla mejor en la cacerola.

Añadimos la manteca y ponemos a cocer 1 hora debe estar medio destapada la tapadera para que evapore el liquido del adobo.

Sacamos los solomillos y en una tabla los cortamos en tres trozos, se deshace un poco de tiernos que quedan.

Yo he puesto cada solomillo en un tuper.


Con la espumadera he sacado las pieles de los ajos y el laurel pero no es necesario,
El resto de la manteca la vamos repartiendo cubriendo la carne.
A las horas empieza a cuajar y se hace ya la manteca.

Podemos colar la manteca pero os perderéis lo mejor de este manjar que es la llamada zurrapa, que es lo que queda en el fondo que viene a ser restillos de la carne que se separa junto con el adobo y es como digo un majar.

Dejamos que cuaje la manteca y ya la tenemos lista.

La carne debe cubrirse con la manteca ya que así se conserva bien durante semanas.



Los solomillos se cocinan enteros porque quedan mas jugosos.
La mitad de la cocción debe hacerse con la cacerola destapada para que así se evapore los líquidos.
Si sobra manteca se pone en un cuenco y también se unta en pan aunque no lleve carne.




ZANAHORIAS ALIÑADAS ESTILO CÁDIZ





A mi hijo le encantan estas zanahorias y no me he dado cuenta que no las tengo publicadas.
Hace unos días en una comida de amigos también las preparé por no poner las clásicas aceitunas y igualmente fueron un éxito, también me preguntaron si las tenía publicadas, así que vamos a por la receta que os aseguro que están deliciosas!

Necesitamos:

6 zanahorias medianas a se posible mas o menos iguales
4 dientes de ajo
Sal
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de pimentón
3 cucharadas de vinagre
6 cucharadas de agua, usaremos de cocer las zanahorias
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Con un pelador de verduras pelamos las zanahorias y cortamos el rabito, las ponemos en una cacerola cubiertas de agua y sal y a cocer, alrededor de 20 minutos, deben quedar tiernas pero al dente, lo mejor es pinchar con un palito de madera para comprobar el punto.
Dejamos enfriar dentro del agua.

En una picadora ponemos el resto de ingredientes, podemos empezar por los ingredientes secos y después añadir los liquidos.

Cuando estén tibias las zanahorias las cortamos y las ponemos en un tuper, añadimos el aliño, cerramos el tuper y agitamos cual coctelera, que se impregne bien todo.

Ya las tenemos listas para un picoteo delicioso y sano.

Si queremos hacer mas cantidad basta con doblar los ingredientes.
El vinagre hará de conservante por lo que duran en la nevera semanas.
Se comen frías como aperitivo pero también puedes usarla como una guarnición de carnes o pescados templandolas un poco en el microondas.

Esta es la picadora que estoy usando y va muy bien.



ALBÓNDIGAS EN SALSA DE ALMENDRAS DE MI MADRE


Hace poco oí que a todos nos parece que las comidas de nuestras madres es la mejor, por costumbre y porque relacionamos esas comidas con el "calor familiar", estoy de acuerdo en que si estamos acostumbrados a un plato, y ese plato lo comemos rodeados de tus padres y hermanos, es el momento y no el plato el que se queda en nuestra memoria.
En mi casa además de esos momentos, he de decir que mi madre es una gran cocinera, siempre ha tenido ese don, y no es la primera vez que en estas páginas hablo de eso.
A mi las albóndigas ni fu ni fá, pero al catador le chiflan y siempre dice que como las de mi madre ninguna, y eso que su madre también las haría!
El secreto de las albóndigas es que queden tiernas, y eso se consigue a base de ir probando proporciones entre la cantidad de carne y el pan remojado en leche, si haces mis cantidades te aseguro unas albóndigas tiernas y jugosas.
Vamos a por la receta!

Necesitamos:

250 gr. de carne de cerdo
250 gr. de carne de ternera
1 rebanadita de pan
Medio vaso de leche
4 dientes de ajo
Perejil fresco
Sal y Pimienta
Una pizca de nuez moscada
Para la salsa:
1 rebanada de pan
6 dientes de ajo
Media cebolla
1 puñado de almendras, alrededor de 20, peladas y crudas
Cúrcuma o el colorante que uses
Pastilla de caldo (opcional)
Harina para rebozar
Aceite de oliva suave para freír

Preparación:

Con la carne previamente molida por tu carnicero, la ponemos en un bol y salpimentamos.
Ponemos la rebanada de pan junto con la leche para que ablande.

En una picadora ponemos los ajos pelados, el perejil y trituramos, sin sacar esto, añadimos el huevo y la miga de pan con la leche y trituramos todo.
Esta mezcla y la pizca de nuez moscada la ponemos en el bol con la carne ya sazonada y mezclamos muy bien todo, tapamos y dejamos que se integren los sabores, mejor dejarla unas horas o incluso hasta el día siguiente.
La masa debe quedar como que se pega en las manos.

Para facilitar hacer las albóndigas ponemos un platito con un poco de aceite para ir untando las manos, cogemos porciones y vamos dando forma y enharinando, podemos ir dejándolas en un plato o fuente hasta tenerlas todas enharinadas.

Las  freímos ligeramente pues solo necesitamos sellarla para que no se abran, después se terminan en la salsa.

En la misma sartén donde hemos frito  las albóndigas freímos el pan, los ajos, y las almendras, estas no deben quemarse solo dorarlas pues si no amargan, también freímos la media cebolla en trozos, todos esto la vamos pasando al vaso de la batidora y trituramos añadiendo un vaso de agua, debe quedar bien triturado, añadimos si la usamos la pastilla de caldo.

Ponemos las albóndigas en una cacerola y cubrimos con la salsa y cúrcuma para dar color, cocemos diez minutos y probamos de sal, listas para acompañar con unas patatas fritas o un arroz blanco.




Yo hace años que no uso pastilla de caldo, quizás a veces una cucharadita de salsa de soja potencia el sabor de las carnes.
La pastilla de caldo está entre los ingredientes porque la receta es de mi madre y ella la usa.
He usado almendra con #saboramalaga



CROQUETAS DE GAMBAS AL PILPIL


¿He dicho antes que me encantan las croquetas? si?, claro, si es que me declaro siempre fans incondicional de las croquetas, tengo hasta un apartado especial para ellas....
Estas de gambas al pilpil me han encantado (realmente todas me encantan), y la llevé a casa de unos amigos y triunfé!
Son unas croquetas un poco laboriosas, pero el resultado merece la pena.
Eso si, compra gambas frescas, de las arroceras, tienen un sabor necesario para esta receta.
Vamos a por ellas!

Necesitamos:

500 gr. de gambas blancas frescas
2 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite
Pimentón
Para infusionar la leche
1 cucharada de aceite
Las cáscaras y cabezas de las gambas
500 ml. de leche
Sal
Para la bechamel
Media cebolla
1 cucharadas de aceite
Sal
Nuez moscada
45 gr. de harina

Preparación:

Pelamos las gambas, reservamos los cuerpos.

En una sartén con el aceite, sofreímos las cáscaras y cabezas de las gambas, añadimos la leche y un poco  de sal, cuando empiece a hervir, apartamos del fuego y dejamos infusionar.

Ahora tenemos que hacer el pilpil, ponemos aceite y sofreimos los dientes de ajos picados muy chicos, sin esperar a que se doren los ajos, añadimos el pimentón damos una vuelta y añadimos las gambas, sazonamos y cuando la gamba pierda el color de crudas, apartamos y reservamos.

Colamos el pilpil y usamos ese aceite para empezar a hacer la bechamel.
Ponemos el aceite del pilpil y una cucharada mas, y sofreímos la cebolla muy picada, una vez pochada, añadimos la harina y rehogamos unos minutos, añadimos la leche infusionada con las cáscaras de las gambas, que previamente habremos colado, y procedemos a hacer la bechamel, este paso se hace removiendo constantemente y aplastando para evitar grumos, añadimos la nuez moscada y una vez la bechamel lista, añadimos las gambas previamente troceadas.

Pasamos a un plato para enfriar, yo las dejo hasta el día siguiente, donde doy forma a las croquetas y paso por huevo batido y pan rallado.

Freímos en abundante aceite y listas.



Si nos gusta el picante, podemos añadir al pilpil guindilla o pimentón picante.




CABELLO DE ÁNGEL



Recientemente una amiga, sabedora de mi afición a la cocina, me ha regalado una hermosa cidra.
Una cidra es una especie de calabaza que es sembrada básicamente para preparar el cabello de ángel, como su nombre indica, una vez preparada la cidra, salen unos hilos que asemejan al cabello, como van preparados con un almíbar, son muy dulces, por eso de su nombre, es una delicia incorporarlo a nuestros dulces, simplemente un hojaldre relleno y horneado está buenisimo.
Es muy fácil y yo os voy a dar mi receta.
Con esta receta reivindico los dulces nuestros tradicionales, de ahí nació y ha crecido La cocina typical spanish que como todos los meses de noviembre, este año hace 7 años!, reivindicamos nuestros dulces.
En esta ocasión nos propusieron un juego que  consiste en hacer una receta de la comunidad autónoma que sigue a la primera letra de la comunidad donde resides, un lío verdad??!! os explico, yo soy de Andalucía y tenía que elegir una comunidad autónoma que empezará por la siguiente letra después de la A de Andalucía, por lo tanto la B, y mi elección era Baleares.
En las islas baleares predominan los dulces rellenos con cabello de ángel.
#diadeldulcetypicalspanish para ver el recopilatorio pinchad AQUÍ

1 cidra
Azúcar
Canela en rama
Cáscara de naranja o limón





La cidra es muy dura y hay que partirla, pero hay dos trucos que yo he usado y que os facilitan bastante está tarea que es la más tediosa de esta receta.
Puedes abrir la cidra de dos formas:
1- meterla en una bolsa con asas y dejarla ir varias veces al suelo, se rompe en varios trozos fácilmente.
2- poner un paño de cocina en el suelo, de rodillas dar golpes fuertes a la cidra.
3- usar fuerza y un cuchillo grande y mucha precaución de no cortarte
Francamente me quedo con la primera que es hasta divertida.

Una vez rota la cidra, la disponemos en la encimera y empezamos a cortar, quitamos la cáscara dura. quitamos las semillas negras, y algún que otro hilo amarillento que puede tener.
Una vez troceada y limpia la ponemos una olla grande con un poco de agua y la cocemos alrededor de 40/60 minutos.
Comprobamos que está tierna y la ponemos en un escurridor, una vez fría, con las ayuda de las  manos deshilachamos los trozos que se quedan enteros pero que a la vista parece que no se ha cocido, con una leve presión se deshilacha fácilmente, dejamos de nuevo escurrir unas horas,como si hay que dejarla toda la noche.

Pesamos los hilos del cabello de ángel ya escurridos y ponemos en una cazuela con el mismo peso de azúcar, ponemos la canela y la cascara de naranja, y removemos mientras va cociendo,debemos poner un poco de agua para que se vaya haciendo el almíbar. cuando el azúcar haya desaparecido y empieza a ponerse de color dorado está listo.
Para conservarla la repartimos en botes de cristal previamente hervidos, rellenamos y ponemos bocaabajo que hará vacío.
También podemos congelar.

Las cidras no son pequeñas, por lo que sale bastante cantidad, es un buen regalo reutilizando botes de cristal, yo he regalado un par ellos.
Simplemente en un bizcocho partido por la mitad y relleno queda estupendo, en mi casa donde mas nos guste es en hojaldre.






CALAMARES EN SU TINTA


Los  calamares no sólo se comen fritos, en salsa como la de su propia tinta quedan exquisitos.


Tengo una pescadera con mucho arte, resulta que nos manda por wasap la foto de su género y los precios de los pescados, y a media mañana, según cómo va la venta, nos manda ofertas de lo que ve que tiene menos salida ese día, así fue como me propuso un precio de calamares fresquisimos y son de Málaga! imposible resistirme, ponme un kilo de #saboramálaga !!

Vamos a por la receta!!.

1 kilo de calamares
1 cebolla grande
1 tomate maduro
200 ml de vino blanco
Sal y Pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Tinta de calamar
Perejil fresco



Pedimos al pescadero que nos limpie los calamares y los corte en rodajas.

Picamos finita la cebolla y la empezamos a sofreír con 4 cucharadas de aceite, cuando empiece a pochar añadimos el tomate pelado y rallado, seguimos sofriendo y añadimos los calamares.

Rehogamos bien y cuando pierdan el color de crudo añadimos el vino y tapamos la olla o cacerola, dejando cocer a fuego lento durante 15 minutos.

Pasado este tiempo, añadimos la tinta y salpimentamos, si vemos necesario añadimos algo de agua, y seguimos cociendo otros 15 minutos mas, la salsa irá espesando y con el reposo lo hará aún mas.

Cuando lo sirvamos en la mesa espolvoreamos con perejil picado.

Acompañamos con arroz blanco de grano largo.



Lo ideal en este tipo de salsa es poder usar la propia tinta del calamar, pero resulta difícil que no se rompa en su manipulación, de todas formas se compra en la sección de congelados de cualquier supermercado.

ALBÓNDIGAS DE BERENJENA CON TOMATE


Hace poco por vi por facebook una receta de  albóndigas de berenjena que me cautivó, pero llevaba una salsa un poco rara y la dejé guardada por si me daba por probar....pero se me ocurrió que con una tradicional salsa de tomate podría quedar de lujo y así ha sido, me ha encantado esta receta y va a pasar a ser un plato que haré bastante en mi casa.
Aunque a veces hacer albóndigas puede resultar pesado, yo lo que hago es hacerlas en dos partes, un día hago lo que viene a ser aliñar la carne, o en ese caso la berenjena, y al siguiente día elaboro la salsa.
Espero que probéis estas albóndigas porque son deliciosas.



Necesitamos:
1 berenjena
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 cucharadita de ras el hanout (opcional)
Sal y pimienta
Cebolla
Pimiento
Calabacín
1 lata de tomate triturado
Dos cucharadas de vino blanco
Pan rallado
Harina

Preparación:

Picamos la cebolla menuda y sofreímos en unas cucharadas de aceite, mientras pelamos la berenjena y cortamos también a cuadraditos pequeños, una vez pochada la cebolla, añadimos los ajos picados y la berenjena, salpimentamos y añadimos un poco mas de aceite pues la berenjena te lo pide.
Vamos cocinando y añadimos el ras el hanout que le dará un toque árabe muy rico, una vez cocinado todo lo dejamos reposar y pasamos a hacer la salsa de tomate.
A mi a la salsa de tomate me gusta ponerle un poquito del clásico sofríto, cebolla, pimiento y calabacín, que se pocha muy bien, después se añade el tomate triturado y se cocina con un poco de vino durante alrededor de 30 minutos.

Para hacer las albóndigas añadimos un huevo y tres cucharadas de pan rallado, amasamos esto y nos debe quedar con una consistencia que sea fácil hacer la bola, ni que quede blanda ni muy dura.
Hacemos las albóndigas y las pasamos por harina, las freímos y las ponemos en el tomate, sólo tenemos que calentar y con cuidado pues la albóndiga es tierna y puede romperse.



Podéis hacer la salsa de tomate simplemente con el tomate triturado, un poco de aceite y sal, sin las verduras.
También podemos usar tomate frito industrial, hay marcas muy buenas que quedan igual que el casero, seguro que tenéis vuestro preferido.




CHAMPIÑONES RELLENOS DE ATÚN


El otro día en la frutería vi unos champiñones bien grandes y hermosos y no dudé en llevármelos para rellenarlos.
En esta receta los rellené de atún y un sofrito, pero la verdad es que en mi caso esta receta la he ido haciendo sobre la marcha según los ingredientes que tenía en la nevera.
Este tipo de platos son de mis preferidos, me encanta combinar la verdura con el atún, ingredientes que dan mucho juego.

Necesitamos:

Champiñones grandes ( yo en esta receta 7 unidades)
1 cebolla
dos dientes de ajo
1 pimiento verde
1 hoja de laurel
El tallo de los champiñones
2 cucharadas de vino blanco
2 cucharadas de tomate frito casero
1 latita de atún
3 palitos de surimi (opcional)
1 cucharada de pan rallado
Sal y Pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Queso para gratinar

Preparación:

Limpiamos los champiñones de tierra, quitamos el tallo y lo cortamos pues aprovecharemos ese trozo.


En una sartén ponemos aceite de oliva virgen extra, empezamos a sofreír la cebolla cortada pequeñita junto los dientes de ajo y el laurel, pasados unos minutos añadimos el pimiento verde y seguimos cocinando, añadimos los tallos de los champiñones bien picaditos, salpimentamos y ponemos vino blanco y tapamos para cocinar unos minutos.
Añadimos el atún escurrido y desmigado y el surimi bien picadito, unimos todo y ya tenemos el relleno listo.

En un recipiente apto para el horno, añadimos unas gotas de aceite y un poco de vino, rellenamos los champiñones, cubrimos con el queso y metemos al horno precalentado 30º 180º.

Acompañamos de una ensalada verde.





Yo los ingredientes los he picado con una picadora, estoy usando una muy apañada que os recomiendo, no es cara y le vais a dar bastante uso, lleva dos cuchillas y va a cuerda.





CANELONES DE BERENJENAS RELLENOS




Pero qué ricos están estos canelones de berenjenas! sobre todo porque son muy ligeros por su relleno y por su salsa de tomate casera.

Me encanta ir haciendo una receta sobre la marcha, improvisando ingredientes de los que tengo a mano y que después el resultado sea tan especial, adoro los platos con verduras y cocinados cuidando las calorías, porque al final cuando lo estas saboreando te parece increíble que sea un plato tan ideal para una dieta equilibrada.

Necesitamos una mandolina o habilidad con el cuchillo para sacar láminas o filetes a la berenjena.

Necesitamos:

1 berenjena hermosa
1 lata de atún
2 huevos duros
3 palitos de surimi
1 lata pequeña de tomate triturado (400ml)
Orégano
Sal y Pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Queso para gratinar

Preparación:

En un cazo con una cucharada de aceite hacemos el tomate triturado, salpimentamos y añadimos el orégano al final, en 35 minutos mas o menos lo tienes. Reservamos.

Ponemos los huevos junto al atún y el surimi en una picadora o robot, trituramos y reservamos.

Cortamos la berenjena por la mitad longitudinalmente, con la mandolina o a cuchillo hacemos lonchas que iremos poniendo en un plato salpimentada, tapamos con film y hacemos al microondas 1 minuto.
Haremos las láminas de berenjenas en el microondas en varias tandas.

Las ponemos en un plato o tabla de cocina y vamos poniendo en la parte mas ancha una cucharada de la picada de huevo, enrollamos y vamos poniendo en una bandeja apta para horno.

Añadimos el tomate frito por encima y ponemos queso al gusto.

Horneamos alrededor de 20 minutos a 180º, si queremos mas gratinado ponemos dos minutos a 200º.




Si hacemos dieta muy estricta compramos atún al natural.
También podemos hacer esta receta con calabacin pero el paso del microondas lo saltamos.
Tengo en mente multitud de rellenos que iré haciendo, os animo a prepararlos a vuestro gusto.

Os recomiendo esta mandolina.

BIZCOCHO DE MANZANA Y MERMELADA



Este bizcocho sale de esos restos que van quedando olvidados en la nevera y en el frutero, en este caso una manzana y un resto de mermelada de albaricoque usada para otra receta, con la clásica receta de yogurt, que a decir verdad admite cualquier variante, ha salido un bizcocho húmedo y jugoso gracias a la aportación de los dos ingredientes, está de muerte!


Necesitamos:

3 huevos
250 azúcar
250 harina bizcochona, la que viene ya con la levadura
1 manzana
1 yogur
100 de aceite
4 cucharadas de mermelada de albaricoque

Preparación.

He preparado la masa de este bizcocho en thermomix.

Ponemos en el vaso los huevos, el azúcar y la manzana pelada y troceada.
Programamos 4 minutos velocidad 4   37º.

Pasado este tiempo añadimos el yogurt y el aceite.
Programamos 10 segundos velocidad 3.

Añadimos la harina y mezclamos unos segundos el velocidad 3, abrimos el vaso y terminamos de mezclar con ayuda de una espátula.

Yo he usado una cazuela-horno donde hago ultimamente los  bizcocho pero se puede hacer al horno igualmente, previamente habremos engrasado muy bien el molde elegido, si lo hacemos al horno precalentamos.

Vertemos la mitad de la masa en el molde y añadimos la mermelada, terminamos echando el resto de la masa, damos unos golpes en la encimera para eliminar burbujas y procedemos a la cocción.

En la cazuela-horno, con el adaptador puesto en la vitro, tendremos los primeros 4 minutos a fuego fuerte y después bajaremos al mínimo necesitando alrededor de 45 minutos para que termine de hacerse.

En el horno, meter el molde con el horno precalentado, a 180º alrededor de 35 minutos.

A partir de los 25 minutos de cocción podemos abrir la cazuela o el horno y vigilar el bizcocho.


Siempre que tengamos un resto de fruta, bien sea manzana, piña, melocotón, unas cucharadas de dulce de leche o una mermelada, podemos añadirlo al clásico bizcocho de yogurt, le aportará un sabor extra que queda delicioso y de paso aprovechamos cualquier resto que tengamos.

QUINOA CON VERDURAS Y POLLO


Supongo que a estas alturas todos conocéis la quinoa y la habéis probado, pero  para los que todavía no la habéis incluido en vuestra alimentación, os animo a probarla, además de tener muchos beneficios es combinable con multitud de ingredientes, al igual que el arroz o la pasta.
La quinoa es una semilla pero que podemos consumir como si fuera un cereal, tiene un alto porcentaje de proteína, por lo que la hace apta para dietas de adelgazamiento, además es rica en hierro, omegas y no contiene gluten, su sabor? estaría entre el arroz y el couscous, además de la textura muy similar a los mencionados.
Os dejo un link de un sitio que os da bastante información AQUÏ

Como se prepara la quinoa?
Hay que enjuagarla siempre a conciencia en un colador fino, de todas formas según la marca lo mejor es leer la forma de preparación, como suelo aconsejar con el arroz.


La preparación en similar a la del arroz, se cuece en agua y tiempo según indique el paquete, se escurre y se reserva para preparaciones elegidas.
En esta receta he aprovechado un resto de pollo asado que tenía, pero bien podéis no ponerle pollo o hacer unos filetes a la plancha y añadirlos cortados,
Vamos a por la receta!

Necesitamos:

1 taza de quinoa
2 zanahorias
1 puerro
1 ramita de apio
Pollo cocinado
Salsa de soja
Sal y Pimienta

Preparación:
Enjuagamos la quinoa, la ponemos a cocer con el doble de agua y sal, durante alrededor de 13 minutos.

En una cacerola con aceite de oliva, añadimos las verduras que las he picado en un robot de cocina, tipo thermomix o una picadora normal, sofreímos las verduras unos minutos, añadimos el pollo y la soja, removemos y añadimos 4 cucharadas generosas de la quinoa, removemos y sazonamos, ya tenemos un plato muy sano y listo en unos minutos.


De la cantidad de quinoa que he puesto en esta receta os sobrará, se conserva muy bien en un tuper cerrado en la nevera, y siempre apaña tenerla para cualquier otra elaboración, combina bien con cualquier verduras, setas, champiñones, sofrito de pimientos de colores, etc....

Las verduras que he utilizado en esta receta eran las que tenía! podéis poner lo que en ese momento os interese gastar.